Lluvia

  Esperando a que llegue la lluvia

   Bien. Ahora lo que ves aquí no tiene tu pertenencia;

   la sustitución de sentimientos equivale a un cuadro inerte de sobriedad…

   Contemplando suspiros de miel

   ¡Vaya!. A tiempo lo he entendido, en claridad;

   sin la eterna, y falsa, promesa de saciedad

   Esperando enmelarme de sed

   Y nunca lo fue, permití que te embellecieras en mis letras

   para convencer a tu falsa integridad de existencia.

   Aunque lo intentes no las entenderás

   La lluvia ha llegado, me relaja y humedece mis palabras

   estas líneas más elevadas que tu capacidad:

   ¡Más, que tu simple idiotez!

Anuncios
Publicado en Automatísmos diarios | Deja un comentario

Asi

Negro, 

cabello negro que en su seda me envuelve y

seduce con inclinación desmedida. 

Delicada ternura que deleita mis labios

 y produce explosiones crecientes. 
Terso, 

Cutis terso que incita a ser caricia y 

promueve parálisis de voz y aire. 

Suave clamor propositivo marcando 

mis pasos al ritmo de vida. 
Húmedos, 

Labios húmedos que me atraen cual imán y

me invitan a besarlos en calma. 

Incesante divinidad de ángeles que vibran

con palabras de agua y soplidos sin cita. 

Publicado en Automatísmos diarios | Deja un comentario

Mentira diaria 

Y ahora que todo acabó, ¿ves cuánto nos mentimos al jurar diariamente que eramos el amor de nuestras vidas? 

Todo eso fue una diaria mentira 

Publicado en Automatísmos diarios | Deja un comentario

Renaciendo

Tengo deseos de dormir en tus brazos
Y olvidar, así, por todo lo que estoy pasando
De sentir tu piel y tu alma sin ocasos
De desear sin esperar los buenos ánimos

Tengo la necesidad de estar a tu lado
y nunca más pensar en los momentos
De caer rendido de cansancio en tu regazo
De suspirar con tu alma al momento del viento

¡Tengo la importancia de dejar de sufrir!
Puesto que sigues aquí, aquí a mi lado
La sincera oferta, que das, de volver a vivir
Y empezar desde cero, desde nada empezando

Publicado en Automatísmos diarios | Deja un comentario

El mar y an

Tempestad…
Suplicio inmediato en una palpitante claridad
de conceptos que, al momento, se van diluyendo.
De corazón abierto y constante difusión ;
de mano ofrecida y vida acabada.
Brisa de muerte esperanzada,
olas crecientes que ahogan recuerdos

Y: An se echó al mar.

Ansiedad…

Oleaje constante, brusco; pendiente, contundente.
Agua que hunde y tierra que jala, que jala despacio;
sin retornos, sin espacios. Alma clarificada.
Obscuridad que apresada, sume en infortunios;
y es en ese clamor incesante donde mis pies se atrapan.

Y así: An se echó al mar.

¿Tranquilidad?
Fondo que atrapa, densa atadura de borrasca
estoy preso de suspiros que me relajan
pienso sin recordar y recuerdo lo reciente.
Ahí me encuentro, inmóvil y en paz.

Y aún así : An se echó al mar… Mar y An

Publicado en Automatísmos diarios | Deja un comentario

Desde cero

¡No!

me niego rotundamente a perder

a tirar y desechar lo que hemos cosechado

 

¡No!

no acepto el olvido de un sentimiento;

de un instante perdido de una vida  a tu lado.

 

¡Si!

debemos intentarlo,  juntos suspirar

unidos siempre de la mano

 

¡Si!

construir nuestro futuro,

sin que exista el “hubiera”

 

¡No!

no desistamos

¡Si!

nuestro amor concretando…

Publicado en Automatísmos diarios | Deja un comentario

Der mond

Y si…
Es nuestra luna.
y, aunque,
en tiempos lejanos
la distancia prevaleció
y,  ella… pálida
diferentes caras nos ofreció
ahora,  en la misma vista,
y lejanía,
la luna nos mantiene unidos.

Y si…
Es nuestra luna.
Y lo seguirá siendo
puesto que sus rayos nos aclaman
su alma nos complementa
y,  ella tierna,  en sus caras
nos unirá nuevamente
dejando rencores,
sanando heridas..
olvidando todo el mal

Publicado en Automatísmos diarios | Deja un comentario

Si

-¿te quedas esta noche?
_ sí,  sí tu me invitas…

Publicado en Automatísmos diarios | Deja un comentario

Besos

Por las mañanas…
              tus besos a café me saben.

Por las noches….
              a un afrutado tinto.

Publicado en Automatísmos diarios | Deja un comentario

Diálogo

– Hola,  te quería invitar.
– ¿a dónde?
– a pasar el resto de tu vida a mi lado.

Publicado en Automatísmos diarios | 4 comentarios