Marcha en prosa

 

He vuelto a la carga, un pié adelante del otro, alternándolos rítmicamente

permanezco constante en mis esperanzas a pesar de mi desgano.

He estado ahí, esperando por tiempo indeterminado… décadas de lágrimas y

sentimientos encontrados; errores de vida, olvidos y rechazos.

En el transcurso, lo hice y seguiré decidiendo equivocadamente,

no obstante, y a diferencia, lo acepto e intento resarcir… no me comparo.

He salido adelante después de todo y lo haré de nuevo a pesar de los rechazos;

heme aquí, constante, mediocridad pasada, instancias serenas; vida guardada.

Nuevamente me pongo en marcha y sigo adelante

independientemente de los contratiempos e imprevistos;

lucho por rescatar lo que nunca me ha correspondido,

lo que algunos han deseado y disfrutado, y así mismo despreciado… maltrecho.

Es el compartir que renace en el tiempo, lo modifica…lo induce oblicuo.

Ven, acércate a mis brazos el espacio está vacío y sabes bien como llenarlo

lugar cálido lleno de caricias diseñadas para solventar tus carencias.

Agrego ahora, aquí, algunos menores lineamientos:

Podrías no escucharme y  aún así gritaría los dolores que he callado por años

incluso, sin mirarme, haría maromas y muecas tratando de contrarrestar tu indiferencia.

Sin embargo, lo he notado, no me lees, y mientras sigo vomitando sentimientos matutinos

mi alma se retuerce en sales de mar y muere poco a poco; ésto definitivamente es algo inhumano.

 

Así como he venido, finalmente sugiero: no lo intentes siquiera, que me alejo…

 

 

 

(en la serie automatismos diarios)

 

 

Anuncios

About Toto

SImple, entregado, fiel y melancólico. Neurótico desde el punto de vista analítico y psicótico en sueños y escritos. Vomitivo por las mañanas y sufriente por las noches. Así soy yo...
Esta entrada fue publicada en Automatísmos diarios y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

5 Responses to Marcha en prosa

  1. No sé que ocurre, no sé que pasa, no sé nada, solo sé que te entiendo perfectamente.

  2. No me canso de llerlo. Ahora necesito descansar. Al alba, tras mi noche imprevista, volveré a leerlo. No sé que tienes, no sé quien eres, pero sé que sabes llegar. Felicidades.

  3. De nuevo he vuelto a leerlo, esta vez con lágrimas en los ojos. No dejo de pensar en la similutud de tu escrito con mi vida. Como esperas, como anhelas, como sufres y te resignas, como intentas irte. Me paseo cada día por muchos blogs, buscando “algo” que me haga sentir. He cisitado de todo, páginas de anoréxicas, que personas entristecidas, de Locos por la escritura, etc pero JAMÁS un texto me había calado tanto.
    Ahora tengo curiosidad por saber a donde ha llegado tu email. Ese que yo no he recibido. Mil gracias, de corazón, mil gracias.

  4. Toto dice:

    Hola, puedes dejarme aquí tu correo. El comentario no se publicará hasta no ser aprobado por mí. Tomo nota e inmediatamente lo borro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s