Disculpa

Por un instante la luna se apartó del sol
y ahí fué cuando el anochecer ocurrió
sin calma y pensando se mantuvo cautivo
como en deseos de pedir perdón.

El sol se acercó a la luna susurrando
todos esos lindos momentos compartidos
mirando como el viento sus palabras llevaba
besos y tiernas caricias recordando.

En pensamiento y acciones lo demostró
más por la hora y tardanza no fué escuchado
rogó al cielo, sin estruendos, un milagro
el cual al siguiente día ocurrió.

Es de día y la luna tranquila duerme
el sol como todas las veces le cuida y le sana
ella, que de errores hay momentos, lo entiende
él, agradecido, le acaricia y por siempre le ama.

Anuncios

About Toto

SImple, entregado, fiel y melancólico. Neurótico desde el punto de vista analítico y psicótico en sueños y escritos. Vomitivo por las mañanas y sufriente por las noches. Así soy yo...
Esta entrada fue publicada en Automatísmos diarios. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s