Cuatro a la vez

 
Llegaste,

 

Por un instante te  pude arrancar de mi piel…

y te observé

concebí tu belleza longeva, jovial, apartada y serena

la candidez de tu piel nieve, cielo azabache y labios carmín

 

incluso te alejé de mis pensamientos…

y te volví a pensar

tal y como eres, ta cual soy, como pudiésemos ser,

separados en sentimientos; cercanos en distancia

 

aspiré con vehemencia a desterrarte de mi vida…

y de nuevo te incluí

unilateral, brevísima y espontánea; luz,

claridad iluminando mis espacios, mi verdad

 

instintivamente procuré negar tu existencia…

y te reconocí

la realidad concreta de tu alma; paciencia,

tu belleza y dicha sobre mis aspiraciones apartadas

 

solo al final y en ese momento, te dejé de querer…

y nunca te dejé de amar

esperé sin fundamento lo pretendido ante mi ansiedad;

así como me ves abatido y sin fuerza, sentado, te espero

 

sobre todo capricho desee dejar de aceptarte y admirarte …

y ahora me hinco ante tí…

 

 

(en la serie automatismos diarios)

 

 

 

Anuncios

About Toto

SImple, entregado, fiel y melancólico. Neurótico desde el punto de vista analítico y psicótico en sueños y escritos. Vomitivo por las mañanas y sufriente por las noches. Así soy yo...
Esta entrada fue publicada en Automatísmos diarios y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s