Esperanza de lluvia

El río está vacio, no ha llovido ultimamente

la tierra comienza a agrietarse;

no hay mucho que plasmar, todo está dicho o al menos por decirse.

Hilos de agua recorren la tierra la horadan y deja su rastro

líneas que descienden, cursos paralelos que luchan por unir sus cauces…

incluso contra el destino.

Lechos secos que precisan alimento…imploran plenitud y mueren ante la falta;

aguardan un regalo del cielo, no se vislumbran nubes.

Por más paciencia que se tenga, la espera mata, despedaza y sobre todo evapora.

Una sola frase puede cambiar el rumbo de la historia… decide ahora.

 

Tras la aceptación, aquí, algunas gotas podrían precipitar,

esperanza de ofrecimiento deseo de recibir y sentirse pleno.

Con el tiempo, palabras y sentimientos, sólo con eso, la aridez se transformará

incrementará los surcos, se afianzará a la arcilla…

lo que han sido gotas separadas se tocarán y fusionarán, arrastrando obstáculos a su paso.

 

Ahora, unidos, el flujo incrementa, se abre paso ante todo…no tiene miedo es ¡potencia de vida!

 

Deja que el río mantenga su cauce siéntate y disfruta de su frescura;

así te lo pido, permíteme seguir liberando y concédele luz a esto que es verdadero.

 

 

(en la serie automatísmos diarios)

Anuncios

About Toto

SImple, entregado, fiel y melancólico. Neurótico desde el punto de vista analítico y psicótico en sueños y escritos. Vomitivo por las mañanas y sufriente por las noches. Así soy yo...
Esta entrada fue publicada en Automatísmos diarios. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s