Sed de Mar

 

Recibo el mensaje, ha sido claro, preciso y contundente

se aceptó la propuesta, eso infiero.

 

Permitir que el mar se retire y tras su partida

se descubra el lodo que subyace;

fango de vida, constante y remanente

gritando la falta de esa proteccion marítima.

 

Sabía desde el principio que no había nada que arreglar,

todo ha estado en su lugar, en orden y con cierta calma;

era cuestión de engañar mi intelecto creando ficciones

donde no las hay, donde nunca las hubo y no las habrá.

 

Aguas bajas, légamo encrispado, sol sofocante resecando el lodo,

tierra que se contrae y se resquebraja con cada latido… con cada suspiro

que tiene sed y no encuentra olas con que satisfacerse.

 

No se entiende, no es necesario hacerlo, sistemáticamente se revela

tu silencio es un argumento claro, perfecto y puntual…

lo supuse en mi terquedad: la única pertenencia real es ajena.

 

Al final, como siempre, y para otro comienzo sólo un deseo tengo:

una nueva marea que se acerque a  permear e hidratar, lo que el sol secó,

que venga a resarcir todo aquello que con tu ausencia se quebró.

 

(en la serie automatísmos diarios)

 

 

 

 

Anuncios

About Toto

SImple, entregado, fiel y melancólico. Neurótico desde el punto de vista analítico y psicótico en sueños y escritos. Vomitivo por las mañanas y sufriente por las noches. Así soy yo...
Esta entrada fue publicada en Automatísmos diarios. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s