Suplicio

 

Consideré todo consumado, maduro y constante;

la interacción, los conceptos, las entregas y los recibimientos

habían permitido que el anhelo de ternura fuese palpable, estable.

Más aún, sustenté  mi intensidad de vivir en la búsqueda de tu existencia.

 

Pedí un juramento y solicité fuera bajo “Su nombre”

sabiendo de antemano la suma  importancia de este hecho,

lo significante que es, en tí, su presencia y complacencia.

Aún yo, no creyendo, en retribución también juré,

lo hice orando en seriedad, esa que he perdido con los años,

no fue en falso, no me arrepiento y sostengo mi palabra.

 

Bajo estas premisas comencé a planear, a vibrar y a soñar

me fuí llenando de ilusiones, volé sobre campos y montañas

me sentí liberado y puro, alegre y vivo, sano, completo y pleno.

Ahora abruptamente me has regresado a mi realidad… lo acepto,

ha sido mi error obtener tu presencia esquivando circunstancias,

ignorarlas, evitando realidades hirientes…simplemente desplazando.

 

De ya y con los pies en la tierra me doy cuenta que,

los compromisos son azarosos cual moneda echada al aire,

sólo dos posibilidades existen: o se cumplen o se olvidan,

igualdad en ocurrencia que se reflejará en gozo o sufrimiento.

 

Comprendiendo los miedos y valores es ahora que te ofrezco un ruego:

permíteme saber de inmediato que no estoy equivocado

que aquello que juramos podrá llevarse a cabo.

Ante una negativa no temas, también sabré entenderlo,

te ruego me ofrezcas realidades para planear un futuro con bases,

llenar vacíos y obtener lo necesario sin sustentarlo sólo en ilusiones.

 

Entre “la unión y la esperanza” hace ya tiempo que coincidimos, hay que rescatarlo;

recuerda que una promesa no cumplida es un ataque directo a la honestidad.

 

 

 

 

(en la serie automatismos diarios)

 

 

 

Anuncios

About Toto

SImple, entregado, fiel y melancólico. Neurótico desde el punto de vista analítico y psicótico en sueños y escritos. Vomitivo por las mañanas y sufriente por las noches. Así soy yo...
Esta entrada fue publicada en Automatísmos diarios. Guarda el enlace permanente.

8 Responses to Suplicio

  1. Acabo de llegar de la feria y no estoy muy coherente pero si este texto es lo que pienso (mayor lo volveré a leer) ójala la otra persona lo esté leyendo. Seguro no se queda al margen. Muy dura tuvo que ser la huida cuando ante estas palabras no cae rendida a tu amor.

    Peor lo dicho, mañana, café en mano, releo.

    Felices sueños.

  2. Este texto a mi melleva a coger mi teléfono y llamarte de inmediato. Si estuviéramos cerca, cogería mi coche y desafiaria las leyes del tráfico para lanzarme a un abrazo largo y sincero.
    Dejar pasar esta oportunidad es no tener sangre en las venas o tener muchoodio en el corazón. Ambas cosas son heridas de muerte.
    Ayúdala, te necesita.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s